El 2018, ¿el año de la realidad aumentada?

La realidad aumentada a menudo se confunde con la realidad virtual, pero a decir verdad, estás son dos tecnologías totalmente diferentes. La realidad virtual nos sumerge totalmente en otro mundo mediante el uso de un casco, mientras que la realidad aumentada se limita a sí misma porque incorpora elementos virtuales en nuestro entorno real. Un ejemplo muy claro es cuando los espectadores ven noticias y junto al presentador aparecen elementos en 3D, como por ejemplo en las noticias del clima. Por otro lado, dos aplicaciones se han democratizado por completo en el teléfono inteligente: Pokemon Go, que ha sido descargado 650 millones de veces en todo el mundo y Snapchat con sus filtros que nos convierten en lindos perritos. Cada vez hay más aplicaciones que usan esta tecnología, por ejemplo, ya puedes identificar las estrellas apuntando tu teléfono inteligente hacia el cielo, ver cómo te verías con flequillo o cabeza rapada antes de pasar por la peluquería o incluso probar si el sofá de una determinada marca sueca iría bien en tu sala de estar.

Las marcas se apropian de la tecnología

La start-up británica BlippAR ya ha llevado a cabo más de 2.000 campañas en el extranjero para 600 empresas, desde cajas de cereal hasta botellas de refrescos. Su aplicación reconoce los objetos involucrados en una campaña y muestra un juego para los usuarios. La tecnología se aceleró con el lanzamiento de AR Kit y AR Core, los dos kits de desarrollo creados respectivamente por Apple y Google. Lanzados el año pasado, facilitan la creación de aplicaciones de realidad aumentada para teléfonos inteligentes. En el futuro, la realidad aumentada se integrará en las paradas de los autos, en los escaparates, para ver directamente a través de las pantallas, pero no es algo que vaya a suceder de la noche a la mañana.

Una operación médica en realidad aumentada

Más allá del lado lúdico, la realidad aumentada también es aclamada en algunos círculos profesionales. Un octogenario fue operado, por ejemplo, a principios de diciembre en Francia por un cirujano equipado con audífonos de realidad aumentada. La tecnología le permitió superponer virtualmente los escáneres del paciente durante la operación y, por lo tanto, cometer menos errores al poder ver directamente en el cuerpo la ubicación exacta de la articulación. El casco utilizado, un HoloLens, y comercializado por Microsoft, cuesta 3000 euros, lo que restringe su uso a los profesionales. Pero un modelo más grande podría llegar este año.

La realidad aumentada es una de las tecnologías que se encuentra optimizando las experiencias en las diferentes áreas de nuestras vidas, desde una compra, hasta una operación, es por eso que vale la pena hacer la pregunta: ¿Tu empresa ya está implementando la realidad aumentada para mejorar sus estrategias de marketing?, si la respuesta es NO, pues te invitamos a ponerte en contacto con nosotros a través de nuestros números de teléfono y empezar a hacer las cosas diferentes para obtener mejores resultados. Claro que también podrías visitar nuestra sección de Realidad Aumentada para que conozcas todos los beneficios que esta tecnología de punta tiene para tu empresa.
Compártelo en tus redes
0
0
0